lunes, 11 de enero de 2016

5 indicios de que tomaste la carrera equivocada



Millones de estudiantes alrededor del mundo, se integran a universidades, con el propósito de forjar un camino profesional y cumplir con sus proyectos de vida, sin percatarse lo valioso de esta decisión.

Tomarse a la ligera, la elección de una carrera universitaria puede tener consecuencias catastróficas en la vida de cualquier individuo, convirtiéndolos en estudiantes frustrados o peor aun en profesionales mediocres.

A continuación presentaremos los 5 indicios que te hacen saber que tomaste la carrera equivocada:

1) Ingresaste porque tus padres lo dijeron.

Aclaremos algo, una cosa es una sugerencia y otra diferente una imposición, siempre será bueno contar con la asesoría de tus allegados pero será necesario, investigar y conocer previamente el campo laboral de la carrera que iniciaste.

2) Más que sentirte aburrido estás indiferente.

Los estudiantes universitarios deben apasionarse diariamente por su carrera, esto no significa caminar todos los días por la universidad con una gran sonrisa, por supuesto que existirán días difíciles pero si es la carrera indicada, algo dentro de ti siempre dirá que el esfuerzo valdrá la pena y te mantendrás motivado, de lo contrario, la carrera es equivocada, querido amigo.

3) Piensas que sólo es un requisito.

Ciertamente la vida profesional no lo es todo, sin embargo, esta tiene consecuencias directas en la forma de ser y vivir en el individuo, por lo tanto, pensar en que "sólo estudio esta carrera porque no existía otra que me gustara" no será excusa suficiente para ser un profesional exitoso.

4) Jamás te proyectas en ese campo laboral.

Acertar con tus estudios universitarios es como conseguir aquella pieza que faltaba, debes sentir que te sumerges en los conocimientos que aportan los profesores, si por el contrario estás estudiando medicina y jamás te ves operando y ayudando a personas, definitivamente estás en el camino incorrecto.

5) Busca millones de excusas para no culminar la carrera.

A pesar de que la carrera universitaria debería resultar interesante, el estudiante siempre tendrá fijado como meta personal aprobar todo el pensum y obtener finalmente el grado. En contraposición, un estudiante frustrado buscará mil formas de postergar las entregas y no avanzará en sus cargas académicas tardando hasta cuatro veces más del tiempo estimado.

Buscar una carrera adecuada no es un trabajo sencillo, lo más recomendable es realizar una lista de posibles opciones y asesorarte con profesionales de cada área de interés, previo a un análisis de ti mismo, tomando en cuenta capacidades y limitaciones.

De cualquier forma, el único dueño de tu destino ¡Eres tú!

Mucho éxito.